POR NUESTROS MUERTOS
NI UN MINUTO DE SILENCIO,

Toda una vida de combate

Una de las grandes dificultades del país es que los colombianos viven la vida olvidando, como si se tratara de una página en blanco por cada decenio o cada generación, también porque el poder así lo exige. Pero debemos entender que la vida tiene historia, que no es una hoja en blanco, es un borrador, un palimpsesto de sucesos y nuestro deber es arrancar las capas que recubren los tiempos, para dimensionar y entender qué somos en el presente y acercarnos a imaginar que seremos en el futuro. Es nuestro papel como jóvenes que viven en época de postconflicto, traer de vuelta ese pasado para reivindicarnos, para reparar y no volver a repetir.

Investigación y curaduría de: 

Antonio Herrera y Ely Luz Shaik